El clima y nuestra piel: consejos y cuidados

clima-piel-consejos

Nos adentramos de pleno en el otoño con las primeras lluvias después del verano y vamos directos a los meses de invierno. Épocas del año entre estaciones que suelen estar ligadas a múltiples y continuos cambios climatológicos. Una temporada donde la temperatura varía de manera extrema y en la que se alterna días de lluvia con otros de mucho sol. En estas circunstancias, nuestra piel sufre más de lo habitual y no consigue equilibrar hidratación y nutrición. Es a causa de estos motivos, que aparecen arrugas más pronunciadas o una mayor cantidad de líneas de expresión.
 

La llegada del frío suele llenar de forma significativa las consultas de los dermatólogos y los centros de estética en busca de información y consejos. Las bajas temperaturas, y las condiciones meteorológicas propias de la proximidad al invierno, generan consecuencias en nuestra piel como sequedad labial, en rostro y/o en manos. Esto se debe a que el viento frío evapora de forma sencilla las fibras de elastina y provoca que se deshidrate la piel, corriendo el riesgo de ver aparecer las tan temidas arrugas.
Consejos para el cuidado de la piel durante los meses fríos.

Compra una buena crema hidratante. Para combatir los efectos nocivos del clima en nuestra piel, éste es nuestro principal consejo. No escatimar en la compra de una buena crema hidratante, e incrementar  su uso en los meses fríos, hará que tu piel lo note. Lucirá mucho más firme y limpia.

Cuida tu alimentación. La alimentación juega un papel importante, una dieta rica y variada ayuda a potenciar la capacidad regeneradora de las capas más superficiales de la piel.

Utiliza complementos alimenticios. Aumenta la ingestión tanto de vitamina C como de colágeno, por su capacidad antioxidante y para combatir la acción de los radicales libres sobre nuestra piel.

Evita productos muy perfumados o que produzcan una oclusión de los poros. Tanto el perfume como muchos productos que sirven para resolver los problemas cutáneos, provocan que la piel no respire correctamente.

No fumes. Son infinidad los problemas de salud generados por el tabaco y, en el caso de la piel, aumenta la sequedad, cambia su coloración y genera un envejecimiento prematuro, sobre todo en el rostro.

En nuestro centro de estética te podemos ayudar y aconsejar sobre los cuidados de tu piel, pero todavía más importante es que le dediques tiempo, que la cuides, la observes y ante cualquier anomalía consultes con un profesional.

Leave a Comment

Your email address will not be published.