Mitos extendidos sobre la protección de tu piel en verano

mitos-proteccion-piel-verano

Los cuidado a los que debemos someter nuestra piel en verano son de sobra conocidos, pero numerosos “expertos” y la cantidad de “desinformación” que hay en Internet, nos consigue confundir más que otra cosa. Existe gran cantidad de mitos y leyendas urbanas que nos hacen un flaco favor y, lo peor, es que pueden tener graves efectos sobre nuestra salud.
Llega el buen tiempo, y con él las altas temperaturas que hacen que  la playa y la piscina sean nuestros grandes aliados y solemos pasar bajo el sol más tiempo del habitual. También, está quien aprovecha que el tiempo acompaña, para conseguir un favorecedor bronceado. En ambos casos es de vital importancia cuidar de nuestra piel y reducir la posibilidad de sufrir quemaduras, fotoenvejecimiento y otros efectos producidos por el exceso de sol. Aquí tienes los 6 mitos más extendidos entre la población.

“Yo como ya estoy morena, no me quemo” ¡FALSO!
Es cierto que el moreno protege ante los efectos nocivos de la radiación ultravioleta pero, aun así, no estamos a salvo de quemaduras. Protege tu piel, si no lo hacemos podemos desarrollar un cáncer de piel a largo plazo.
Además, “el moreno no protege del fotoenvejecimiento, la deshidratación de la piel y otros efectos secundarios del exceso de exposición solar”

“No te pongas crema, que está nublado” ¡FALSO!
Lógicamente es cierto que las nubes nos protegen, pero hasta cierto punto. Según su densidad permiten que entre un 50 y un 85% de la radiación ultravioleta las traspase, así que, nuevamente… ¡no olvides protegerte!
Además, al estar nublado y hacer menos calor, posiblemente nos expondremos durante más tiempo al sol y esto puede generar consecuencias para nuestra piel.

“Yo me meto debajo de la sombrilla, que así no me quemo” ¡FALSO!
Dependiendo de la calidad de la sombrilla, nos protegerá de una u otra forma de la exposición directa al sol. Dependerá en gran medida del material con el que esté realizada, para que la reducción de la radiación ultravioleta sea más efectiva. Nunca pensaremos que es una protección total. Lo mismo sucede con la ropa, hay materiales como el algodón que protege menos, y otros como la seda que protegen más, pero nunca puedes despreocuparte del todo. Si tienes dudas, la ropa de color oscuro siempre te protegerá más que la clara.

“Como no me voy a bañar, me pongo una vez crema y lista” ¡FALSO!
Debemos aplicarnos crema según las indicaciones del fabricante, si no, aplicaremos cada 1 ó 2 horas ya que su protección va disminuyendo conforme pasa el tiempo. Si nos bañarnos, debemos volver a aplicarnos la protección. Es muy importante tener en cuenta que, si nos bañamos, el agua hace efecto lupa por lo que podemos quemarnos”. Además, es muy importante aplicarnos crema media hora antes de empezar la exposición solar, no justo al empezar a tomar el sol.

“Una crema factor 15 protege la mitad que una de 30” ¡FALSO!
El factor de protección indica que puedes exponerte más tiempo al sol sin quemarte por la radiación ultravioleta, no una protección mayor durante este tiempo. Observa tu piel durante la exposición, si se empieza a poner de un color rosado, por leve que sea, indica inflamación y que nos hemos pasado de tiempo.

“¿Aftersun? con una crema hidratante es suficiente” ¡FALSO!
El aftersun tiene propiedades específicas para la piel que se ha expuesto al sol, es más que una crema hidratante. Incorpora calmantes con efecto antiinflamatorio y regenerativo, además reduce la temperatura de la piel y aporta sensación de frescor.

RECOMENDACIONES
Por todo esto, protege tu piel durante los meses de calor, y por qué no, previamente. Y si es posible, prepárate con tiempo. Uno de los tratamientos que te recomendamos es el tratamiento basado en vitaminas, con el conseguirás eliminar toxinas y a la vez hidratar en profundidad.

Leave a Comment

Your email address will not be published.